Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

| November 3, 2014

Menu:
  • cerrar menú
  • Blogs de MCO
  • Contacto
Ir arriba

arriba

Sin comentarios

Ortegal, un paraíso gallego entre Lugo y Ferrol... ¡Viajes únicos!

Redacción MQviajes

Hay lugares cuyo encanto está en ser casi un secreto. Es el que esconde la Comarca gallega de Ortegal, un paraíso entre Lugo y Ferrol alejado de las masas de turistas. Con costas limpias de mastodontes de hormigón y chiringuitos, en búsqueda de sus señas, nos tendremos que dirigir en nuestros viajes al punto más al norte del norte peninsular… donde ya no quedan límites… De eso puede presumir esta región de casi 400 kilómetros cuadrados configurada por su característico clima húmedo oceánico (13ºC de media anual). Es Lugar de Interés Comunitario declarado por la Unión Europea -quizás por la riqueza en fauna y flora que pinta el cuadro de esta zona- y de paso para miles de aves migratorias en arenales como el de Vixía Herbeira, o la Laguna de San Martiño.

Las singularidades más coloristas en la comarca de Ortegal. Contemplar sus saltos de agua o las rías que acaban al encuentro de la bravuraa del mar abierto (teniendo privilegiadas vistas si nos situamos en miradores como el de A Miranda) pero también los más densos y acogedores valles, junqueras, cañaverales… Hasta acabar descubriendo espacios únicos en estos viajes, como la isla de San Vicente o la mayor plantación de camelias europea en San Cristovo de Ribeiras de Sor.

 

Con costas limpias de mastodontes de hormigón y chiringuitos, en búsqueda de sus señas, nos tendremos que dirigir al punto más al norte del norte peninsular… donde ya no quedan límites… De eso puede presumir esta región de casi 400 kilómetros cuadrados configurada por su característico clima húmedo oceánico (13ºC de media anual).

 

Adentrándonos en el interior encontramos la pureza de bellos espacios naturales que ofrecen el mejor entorno para practicar senderismo, montar a caballo, experimentar aventuras acuáticas en kayak… ¡Lo que permita la imaginación! Así sería en entornos como los Bosques de Fragas, el Castañar de los Loureiros o las Cascadas de Aguas Caídas… Esta es la diversidad de Ortegal, que comprende tan solo cuatro municipios: Cariño, Ortigueira, Cerdido y Mañón.

Cariño. El de mayor población y sin embargo el de asentamiento histórico más reciente, datado de finales del s.XIX, gracias a la migración catalana motivada por sus fábricas de salazón.  En esta localidad portuaria podremos disfrutar de numerosas fiestas locales a lo largo del año. Destacaremos algunas como la Romería de San Xiao do Trebo o la fiesta en honor a la Virgen de El Carmen en el mes de julio, en la que una recuperada y tradicional danza con arcos de madera, engalanados con diversos colores, dinamiza la procesión marítima. No nos olvidaremos tampoco de la gastronomía o los espectáculos en sus festejos. Así lo celebran festividades que reconocen sus manjares (sardina Lañada, Caldeirada de Raya, lubina, anchoa…) y la producción cultural propia de la comunidad autónoma (en eventos como Muestra de Teatro Gallego y el festival Ortegal Rock, a lo largo del mes de agosto).

Ortigueira. 6.900 habitantes y más de 200 kilómetros cuadrados. Con vetustas edificaciones (el antigüo barrio O Pondo o el castillo medieval de Casón) y lugares para la fe como el rehabilitado convento de Santo Domingo o el Santuario San Andrés de Teixido. Su orografía sirve de guía para distinguir el océano Atlántico del mar Cantábrico -sierras Capelada y Coriscada respectivamente- además de imponentes acantilados recortados que son los más altos de la Europa continental (Limo, Picón, Herbeira o el de Loiba, la tercera formación geológica más antigua del mundo). En apenas 600 metros de playas como Coasta Xuncos encontramos la naturaleza volcánica y la desembocadura del río Mera entre los cabos Estaca de Bares (el más septentrional de nuestra península) y Ortegal.

Podemos hallar formaciones rocosas indomables en su litoral que con su nombre lo dicen todo. Es el caso de los islotes Os Aguillóns, tres peñascos afilados que el mar no ha conseguido erosionar y de difícil acceso para los valientes percebeiros. El reconocimiento internacional entre sus parajes también avala el humedal de su ría, que cuenta con cerca de setenta especies de aves que a su paso anidan y  una veintena de animales vertebrados que disfrutan de Ortigueira. Aunque también lo hacen especialmente las 50.000 personas que visitan cada julio este pueblo para asistir a su festival del Mundo Celta, que a punto de cumplir treinta ediciones es gratuito y declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Quizás sea así por el privilegio de acampar en un pinar de eucaliptos (Morouzos) que acaba comunicándose con un arenal de dunas, pero también por la inconfundible música que suena en gaitas, violines y flautas. Son unas buenas fechas para echarle un vistazo a las artesanías en madera  que los carpinteiros de Ribera crean con mimo (principalmente muebles y barcos en miniatura) mientras desfilan centenares de músicos venidos de Bretaña, Irlanda, Escocia, Japón… No te lo pierdas en esta tierra de tradiciones.

 

________________________________________________________________________________

TEXTO: Esther Felipe

 

 

Share on Facebook Tweet This Share on Google Plus Pin This Email This

Dejar un comentario

Copy Protected by Chetans WP-Copyprotect.